abr
6
2012

LUNA PLENA Y SANTA…

Era una noche especial, Viernes Santo, en la que, no hace muchos años, para el ser humano todo era silencio y tristeza! Pero, para un gato que ve el más allá, era una noche como tantas otras para trascender, para dejar atrás la oscuridad del Alma y renacer a la nueva vida del amor, como cada día de luna llena! La primavera había llegado, pero el frío aún calaba sus huesos. En esa noche clara y transparente, la estlizada silueta del gato brincó hasta su tejado, como cada noche, desde que hacía algo más de un año, descubrió esa luna que siempre antes había soñado, con ella! Y alzó su vista y, como siempre, vió la sonrisa de su amor reflejada en la luminosa esfera! Cuántos días -pensó, cabizbajo- habían pasado desde la última noche oscura del Alma de luna nueva, sin que apareciera ella para compartir su luna!

Se acomodó entre las tejas y, con actitud paciente, observó la luna detenidamente. El frío que aún hacía esos días creaba un halo luminoso alrededor de su luna, en el oscuro manto de una noche sin estrellas! En algún lugar lejano, quizás ella ahora sienta frío por la distancia, la ausencia y el silencio autoimpuesto, pensó para su adentros. Y cerró sus ojos, como solía hacer en las noches que no había luna… y la vió desde el corazón, donde la luna siempre la reflejaba alegre, amada y sonriente!

Y soño una vez más que paseaba con ella por encima de las aguas plateadas del lago que reflejaba bajo sus pies la luna cada tarde. Y la vió tranquila, sosegada y ensimismada mirando la dulce cara de sus niñas, que dormían con el balanceo suave de su cochecito. Y creyó oir a los pájaros silvando al paso de ella, apartándo las ramas para clarear el sendero por donde ella pasaba. Y detrás, su estimado perro y su fiel gato negro caminaban absortos ante la belleza del paraje y bien atentos a los delicados pasos de ella…

Y en su corazón sintió la paz que iluminaba su rostro y la convertía en una bella hada mágica que conquistaba con su mirada amorosa lo que salía a su paso en el hermoso bosque por donde caminaba, convirtiéndolo en mágico. Incluso la brisa se detenía para oirla cantar esa hermosa canción de cuna que habitualmente entonaba mientras paseaba distraidamente…

Y, desde su corazón silencioso y enamorado, vió a la luna mecerse con su melodiosa canción, mientras la supeficie del lago permanecía iluminada… Y, aún con los ojos cerrados, el gato sonrió al sentirla a ella feliz y radiante, compartiendo su mágico silencio con él, como hacían cada noche, a pesar de la distancia! La distancia es algo que no entiende el corazón, aunque la mente se obstine en lo contrario, pensó el gato.

Y se quedó dormido, como tantas otras veladas con o sin luna, soñando en ella. Y el sueño era tan profundo y hermoso, que le pareció incluso notar los suaves y delicados dedos de ella acariciándole su rostro y entreteniéndose en sus deseados labios. Y sonrió satisfecho ante su magnífico sueño y soñó que, quizás algún día, se haría realidad, pero ya teniendo los ojos bien abiertos…

Esta luna llena, como tantas otras compartidas con ella, le recuerdan que la vida es bella y que, con la luz del amor, incluso se ilumina la noche más negra…

Luna a luna, cada noche su corazón se encuentra con ella… allí donde sus Almas ya se sienten siempre juntas e iluminadas, mientras la vida va, paso a paso, noche a noche, acercando también sus corazones, permitiéndoles la emoción de la comunión, aunque ahora sea en silencio!

 

 

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG