oct
10
2012

RISA CON ALMA… (I)

Siempre he sido una persona risueña, desde niño! Y alegre, por algo fui el bufón de mi familia y de mi gente! Se me invitaba a fiestas, cenas y eventos para dar ese toque de ironía! Pero un día me di cuenta de que, tras mi sonrisa, muchas veces se escondía mi pena, disimulada! Seguramente me tomaba la vida demasiado en serio o, tal como pensaba, creía no tener suficientes motivos como para reirme de o con la vida! En cualquier caso, mi sonrisa no nacía desde dentro… donde nacen las cosas eternas y valiosas que cada uno tiene!

Pero ahora me doy cuenta de que mi risa de entonces era una buena máscara, que me proporcionaba simpatía ajena y garantizada! Pero, como aquel famoso payaso (Charly Rivel) que tuvo que actuar horas después del fallecimiento de su madre, sentía lo difícil que es reir y hacer reir cuando la pena te embarga! Mi sonrisa era sincera, rara veces carcajada… pero casi nunca brotaba del Alma! Mi crónica ironía, sin darme cuenta, rozaba el sarcasmo, que no es más que la máscara de la amargura y de la tristeza!

Y ahora veo que quizás tuve que aprender a llorar primero para aprender a reir ya con el Alma! Y aprendí a llorar a mis veinte años! Fue un triste día desfilando cuando hacía el servicio militar y me sentí ultrajado, humillado y ajeno… vaya momento para aprender a llorar! Nadie vio mis lágrimas disimuladas, pero ahí estuvieron sin hacerme perder el marcial paso, con el arma al hombro y mi rostro de soldado presumiblemente duro e inquebrantable, aunque solo por fuera! Se esperaba eso de mí y renuncié -como tantas otras veces en mi larga historia- a manifestar lo que entonces sentía! Y lloré también por dentro, donde el dolor se acumulaba, desde siempre! Pero, en el mismo instante, al vaciarme descubrí la ironía! Y sonreí mientras lloraba pensando en lo absurdo de la situación…

Y ahora siento que, hay que vaciarse de dolor y de sufrimiento para aprender a sonreir ya sin miedo y desde el Alma! Como en la vida, tras las lágrimas está la risa, impaciente esperando su turno para brotar y no quedarse dentro! Y entonces esa simple sonrisa se convierte en algo sagrado, algo que te une y compartes con quien más amas en tu vida! Y esa sonrisa ya es fruto del mismo amor que te une a la vida! Y sonríes ya para siempre… incluso ante las situaciones adversas y el sufrimiento propios y ajenos, que sabes que, sin desearlo a nadie, no durarán siempre… porque tras él, nacerá sin duda de nuevo la sonrisa del Alma ajena!

Y ya no puedes parar de sonreir, porque esa sonrisa está basada en la paz y en la confianza del Alma! Porque tras las lágrimas necesarias para vaciar el corazón dolido, está esa sonrisa que nace de dentro y que te permite -tal vez por primera vez- confiar plenamente en ti, en el otro y en la vida! Sabes que, al fín, no hay sufrimiento que dure para siempre, como en cambio sí hay sonrisa del Alma que endulce para siempre, con amor y simpatía por la vida!

Seguirá…

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG