jul
24
2013

EXIGENCIAS…¿EXIGIBLES O NO? (I)

Ayer alguien me comentó que yo era demasiado exigente conmigo mismo y con los demás. Seguramente en cuanto oí esta afirmación, respondí con argumentos basados en mis creencias y en la importancia que para mí tiene la exigencia de coherencia. Comenté que hay pocas personas que sean realmente coherentes en su vida con lo que creen, piensan o sienten. Solo hay que verlos actuar, contradiciendo todo aquello que afirman con contundencia y sugieren a los demás.

Pero, una vez más, reflexiono a posteriori sobre la afirmación sobre mi presuntamente demasiado alto nivel de exigencia. Y ahora pienso que es verdad. Siempre he sido una persona exigente conmigo mismo y, por ende, con los demás. Debo admitirlo. Tal vez se deba a mi manía de ser coherente hasta el último  extremo. Creo que esa es una de mis cualidades y, por tanto, tal vez una de mis mayores limitaciones. Como siempre, el equilibrio es el punto justo. Ser exigente tal vez persigue la perfección y, a la vez, provoca una cierta ansiedad. Pero esa exigencia cada día más es fruto de mi innata necesidad de ponerme a prueba con unas ciertas garantías… y no tanto por el reconocimiento que obtenga o no de los demás, ni del miedo ante la siempre posibilidad de equivocarme. Creo que mis grandes equivocaciones han sido la puerta principal de mi aprendizaje, gracias a lo cual he llegado hasta donde he llegado como persona… si es que he llegado a algún lugar, destacable!

Seguirá…

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG