jul
26
2013

EXIGENCIAS… ¿EXIGIBLES O NO? (y II)

Sigue…

Pero cuando esa exigencia se proyecta hacia los demás, uno corre el peligro de ser en cierta forma una persona intolerante con las debilidades de los demás. ¿No será que yo mismo soy intolerante con mis debilidades? Evidentemente, la debilidad es lo que me hace humano! Y, cada día más, acepto mi debilidad y mi flaqueza, después de tal vez demasiados años sin permitírmelas. Erroneamente creí que la debilidad me hacía incapaz de lograr muchas cosas en mi vida! Y dado que en ella tuve que conseguir por mí mismo todo lo que hoy soy y tengo, pocas veces reparé en mi debilidad, que obviamente la hubo en muchos momentos de mi vida. Pero, con el tiempo, me di cuenta de que lo que antaño fueron debilidades, al llegar a ser consciente de ellas es cuando obtuve la mayor fortaleza. Reconocer mis errores y flaquezas es precisamente lo que me da firmeza como persona.

Así, reconocer que a veces tengo miedo o estoy confundido no me hace débil, sino consciente. Y, a la vez, esa conciencia es lo que me invita a superar mis debilidades. No es valiente el que no tiene miedo, sino el que mira y acepta el miedo, de cara. Y sí, a ratos debo gestionar mi confusión y mi miedo… e incluso admitirlo publicamente, sin reparo! Ahora veo que ese es el necesario primer paso para dejar de sentir miedo ante una situación que se me escapa de las manos. Porque quizás la vida en ciertos momentos nos invita a dejarnos llevar por las circunstancias -incluso las adversas- y a confiar en ella. Todo en nuestra vida tiene su sentido, incluso lo desconocido e imprevisible, es decir, todo aquello que no controlamos y, por ello, nos provoca temor o confusión…

Confiar, una vez más, es la clave ante el exceso de exigencia. Si confío en mi mismo, no seré tan exigente conmigo, ni con los demás! Si confío en la vida y en su devenir, ahora ya sé que ella me dará oportunidades para aprender y seguir mi camino, aunque pueda tener errores. La sabiduría de la vida es, afortunadamente, acumulativa! Y eso incluye aceptar tanto nuestra propia perfección como nuestra imperfección… y la de los demás! Al fin y al cabo, todos somos eternos aprendices ante la vida y, de una manera u otra, con nuestras perfecciones e imperfecciones, todos transitamos por esta vida con la misma ignorancia y perplejidad ante lo nuevo y desconocido! Lo único que nos distingue a unos de otros es nuestra capacidad de sorprendernos y dejarnos sorprender por la vida y la valentía que demostramos para ser coherentes con lo que sentimos en nuestro interior! Así, crecer juntos es un privilegio, en el que aprendemos a perdonarnos mutuamente y a celebrar el logro de ser más coherentes y tolerantes con nosotros mismos y, a la vez, con el otro, nuestro compañero en el camino de nuestra vida!

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG