jun
18
2013

SOLO TIEMPO, AL FIN Y AL CABO (y II)

Sigue…

Y la vida se impone, poniendo en duda nuestra salud, nuestra propia vida, para que despertemos de este ciclo interminable que es nuestra vida. Nos recuerda que no es tan interminable, como creímos o nos hicieron creer. Nos enseña a valorar el tiempo como un bien escaso, pero preciado. Y eso para el tiempo, haciéndolo bajar de esa rueda atolondrada e imparable que nos aprisiona, día a día, semana a semana, mes a mes, año a año, acumulándolo… aunque esté vacío. Y aprendemos a valorar el tiempo en lo que vale, enseñándonos que cada instante es único e irrepetible, con sentido. Y ese, precisamente, sentido propio es lo que da valor a este vida nuestra, llena de tiempo y, a la vez, carente de tiempo suficiente

Suficiente o insuficiente, tal vez breves instantes concatenados de tiempo es lo único que tienes, para bien o para mal, para construir momento a momento tu vida! Tiempo para tí, para lo que más quieres y, si te sobra, incluso para compartirlo con quien amas. Pero un día descubres que el amor es lo único que hace que todo tiempo sea bien invertido y que, como él mismo, crece cuanto más se comparte, porque lo multiplica, intensificándolo. Y ese es el tiempo que verdaderamente vale y del que tu vida debería estar repleta, cada nuevo día que llegue a tu vida! Atesora momentos de amor y no escatimes esfuerzos por compartirlos. Comprenderás -por fin- el verdadero valor del tiempo, sea poco o mucho lo que te quede de vida. Si no lo haces, solo creyendo o sintiendo perder la vida te darás cuenta de que solo has perdido eso, tu más valioso tiempo!

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG