ene
31
2014

CERRAR UNA LIBRERÍA…

Quizás la vida solo sea pasar páginas, una a una, aprendiendo de cada nueva circunstancia que llega. Tal vez la vida no es más que un abrir y cerrar puertas, continuamente…

Pero pienso ahora que pasar páginas y cerrar puertas siempre deberían ir separadas, lo esencial permanece. Porque si algo hay en una librería son miles y miles de páginas escritas, encuadernadas, seleccionadas y ordenadas, que aglutinan la sabiduría, experiencia o la imaginación y creatividad de quienes las escribieron en su día y ahora ansían compartirlas con un anónimo lector. Pero si además tienes el deber profesional y/o el más que dudoso privilegio de participar en el cierre de una librería, entiendes que algo tiene ese gran almacén de páginas sabias para leer, que enamora y en el mismo día de su cierre, sientes nostalgia, ante la pérdida…

Pero estamos en un mundo que evoluciona y nos envuelve cada día más en un manto de sofisticación, tecnicismo e hiperrealidad, que nos aleja de ideas preconcebidas, románticas y de idealismos, que algunos califican de ingénuos y/o trasnochados. Y, tras una librería, oculto de la vista del lector apasionado, hay un negocio. Hoy más que nunca complicado, profesionalizado y que exige un alto grado de gestión, para que sea viable. Las cosas han cambiado. El libro y su cultura nos roba tiempo, que actualmente compartimos con el smartphone, el iPad, el cine, el iBook, las cónsolas de juegos, la tv y otras tantas distracciones de un mundo en que el tiempo es cada día más un bien escaso…

Y cuando una librería como Excellence que hoy se cierra es mucho más que una librería con 14 años de historia a sus espaldas, en la que se organizaban eventos culturales cada día, a los que en estos años han acudido miles y miles de personas amigas, no es solo un negocio lo que finaliza. “Un lugar para las mentes inquietas” reza nuestro eslogan, aunque con el tiempo trabajando en ella te das cuenta de que más que mentes hay espíritus inquietos y que anhelan, además, sabiduría.

Haber logrado convertirse en un referente en una ciudad dinámica, polifacética y cultural como Barcelona es toda una heroicidad, en los tiempos que nos ha tocado vivir. Haber reunido miles de personas, día a día y sin desfallecer y siempre con el ánimo de ser excelentes cada día, es una azaña, en un mundo en que la desinformación, la indiferencia y/o la apatía ganan adeptos, día a día. Pero haber participado como Director estos 2 últimos años de mi vida en todo ello y ahora descubrir que el espíritu de Excellence y de cada una de las personas que la hicieron posible no desaparece, es un gran logro y, a la vez, todo un privilegio…

Dicen que la energía ni se crea ni se destruye, solo se modifica y permanece. Quizás finalice el escenario, el momento y su lugar, en este mundo aparentemente solo físico y tangible, pero perdura la sabiduría acumulada, el saber hacer y, sobre todo, el espíritu de quienes trabajando, colaborando, comprando y leyendo, asistiendo a nuestros actos, hicieron posible que Excellence llegara hasta hoy, día en que cierra definitivamente sus puertas.

Sé que la vida es un continuo abrir y cerrar puertas, mal que nos pese a ratos y no siempre la aceptemos como tal. Pero algunas puertas en la vida dejan huella, simplemente porque remueven el espíritu, tienen un profundo sentido, enseñan y, con toda seguridad, marcan un antes y un después en nuestra vida!

Pero hoy casualmente es un día de luna nueva, en el que todo empieza y todo está aún por hacer…

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG