ene
4
2014

LA MAGIA EN LA VIDA (y II)

Sigue…

Así, la felicidad de un niño se basa en la ignorancia y en la ilusión por vivir todo aquello que su imaginación genera en su mundo lleno de magia. Mientras nosotros los adultos perseguimos el infructuoso deseo de entender todo con la razón, renunciando a aquello que no tiene explicación pero existe, llegando a crear ese mundo tosco y práctico que, a la larga, nos aprisiona y nos desilusiona…

Deberíamos recuperar la ilusión por nuestra vida plena, esa que contiene realidad física y magia, a partes iguales. Solo así seremos capaces de trascender nuestro día a día y aceptar en él el amor, la pasión y la felicidad, que tanto buscamos en nuestra vida ordinaria, sin ser capaces de encontrarlos. Ni que decir tiene que el amor y la felicidad son mágicos, porque poco entienden de razones y de argumentos racionales. Quien no cree en la magia, no puede sentir amor, ni vivirlo y, mucho menos, compartirlo…

La magia es todo aquello que sucede sutilmente a nuestro alrededor, sin obedecer a las leyes que rigen lo tangible y solo razonable. Quien no es capaz de vivir con el corazón abierto a todo lo que la vida nos trae -como los niños hacen- y hacerlo con ilusión, solo encuentra razones para desconfiar en la vida, en los demás y tener miedo. Y el mundo de los adultos es un claro exponente de todo ello. Ese mismo mundo que juzga a los niños como simples aprendices y su ilusión como ignorancia, idealismo y/o carencia de sentido común, por ello excluidos del mundo de los sensatos y de los convenientemente adaptados a él, aunque sea a costa de su infelicidad, crónica pero asumida como parte consustancial del ser maduro e inteligente…

Te invito a que redescubras ese mundo aparentemente infantil y de ilusión que todos tenemos aletargado en nuestro interior y que súbitamente te conmueve en cuanto percibe esa chispa de magia que, de vez en cuando, hay a nuestro alrededor. Cuando no tienes explicación ante un hecho que te remueve por dentro, cuando sin querer late intensamente tu corazón ante una escena -real o imaginaria- que siempre habías soñado o cuando simplemente te sientes internamente feliz sin motivo aparente, muy probablemente se trate de que algo mágico ha llegado a tu vida, sin previo aviso. Si cada día eres más capaz de sentirte así y de percibir esas señales, vivirás una vida más real y plena, como cuando eras solo un niño, aunque ahora ya no serás ignorante, sino consciente de lo que en realidad fuiste, eres y serás, de lo que sientes cuando sientes… y siempre habías soñado y deseado para tu vida!

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG