ago
23
2014

LA VIDA Y LA MUERTE, SIMPLES (y II)

La vida y la muerte, simples  (y II)

Continuación…

Y, como suele pasar después de hablar con ella, reflexiono sobre mi vida y el poco miedo que tengo a la muerte. Creo que estoy en mi camino -aunque a veces sea árduo y resbaladizo- y que estoy pemanentemente preparado para morir. Pero también pienso que en mi historia demasiadas veces he olvidado esta verdad y he sido demasiado exigente con la vida, en mis relaciones, con mi familia, en mi trabajo, etc. Y pienso que, a veces, eso había sido una forma de huir de la realidad, tal vez por miedo a vivir, de verdad. Seguramente entonces tenía más miedo a la vida que a la propia muerte…

Cuántas veces abrimos o cerramos puertas de oportunidades pensando en un futuro que no sabemos siquiera si llegará. Lo disfrazamos de perfeccionismo o de exigencia, de pulcritud o de conciencia, qué más da. Y olvidamos que la vida dura lo que dura sin saberlo y que nos llevaremos con nosotros lo que hayamos vivido y cómo lo hemos vivido, nada más. Ni tan siquiera las ideas revolucionarias, ni los deseos incumplidos, ni todo aquello que pensábamos alcanzar, eso solo permanece en el recuerdo y en algún escrito como este. Y la vida habrá consistido en todo aquello que hicimos en ella, bien o mal. Porque la vida no puede planificarse, ni trazarse en un mapa de cómo llegar a la felicidad. Es un camino que se hace día a día, acertando y equivocándose uno, fluyendo sin ideas preconcebidas y sin planes, pero haciendo todo desde dentro y con el corazón bien abierto. Nada más. Y pienso en todos esos momentos de la vida que dejé atrás cuando no sabía amar, porque no era capaz de amarme a mí mismo ni a la vida y a quienes había en ella…

La vida es algo simple, a pesar de lo que parece. Vivir intensa e internamente desde el corazón, aprender de las experiencias tal como llegan, no tener miedo a equivocarse y amar de verdad, para compartir todo eso con los demás. Cuando uno hace eso cada día de su vida, a pesar de sus circunstancias pasajeras o de la adversidad siempre efímera, se siente feliz, cada día! Alguien dijo que tal como vivimos, moriremos! Si no nos concedemos el derecho a vivir de verdad, cómo no tenerle miedo a la muerte cuando nos llegue y acabe con la mera posibilidad de por fin vivir, de verdad…

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG