ene
25
2016

MI COMPROMISO, CONMIGOMISMO

Compromiso conmigo mismo

Me vas a permitir que me sincere, contigo, por un momento. Tengo la manía de escribir y explicar lo que siento, cuando lo siento, ya lo sabes. Pero hoy voy a escribir para mí mismo… y contigo como testigo! Te diré para empezar que no soy el “miguel” que conoces y suele escribir aquí, no tengo 55 años, ni soy de Barcelona, ni soy esa persona que tal vez tuviste el gusto de conocer visitando este Blog o en persona, alguien siempre positivo, demasiado charlatán, siempre dispuesto a ayudar a los demás, romántico sin remedio, en cierto modo interesante e informado de casi todo, irónico y tal vez hasta buena persona y cordial. Tampoco soy un hacker que ha suplantado su personalidad, no te asustes…

Soy mucho más, soy ese Miguel que está escondido en el corazón del “miguel” que tú conoces y que escribe aquí, pero al que apenas conozco yo mismo y, por tanto, mucho menos tú, amig@. Pero no te he engañado expresamente o con mala intención, tranquil@. En todo caso me he engañado yo mismo y, como consecuencia, te he engañado a ti, sin quererlo. Es humano -pero perjudicial- vivir automatizado y creerse el personaje que cada uno fabricamos con el paso de los años. Aunque el que yo me fabriqué sin darme cuenta fuera a ratos incluso buena persona, buen amigo, buen padre, buen hermano, buen hijo, buen compañero y/o buen amante. Y, aunque no sea del todo falso, no era toda la verdad de mí mismo. Faltaba mi magia, hoy casi escondida! Era solo mi mente y lo que ella fabricaba, seguramente por miedo a sentir y vivir desde el corazón! Creía conocer la vida -la inteligencia es nuestro peor enemigo- y hacía ostentación de ello, sin saber sentir ni vivir la vida de verdad y con magia, y con su profundo y auténtico sentido; hablaba por los descosidos sobre la paz interior y el amor, sin sentir realmente cómo eran; daba consejos a los demás, sin tener derecho a hacerlo, pues no era sabio en vivir; creía ser una firme e infatigable persona involucrada en muchos proyectos a la vez, pero era simplemente por no haber encontrado mi propio proyecto de vida, con sentido; amé sin condición a quien me amó, sin saber lo que significaba amar de verdad, desde dentro. Aún así, siento haber encontrado al final el gran amor de mi vida mientras aprendía con ella a vivir profundamente y con magia la vida, día a día, aunque tal vez sin amarla aún como merecía… Le agradezco de todo corazón que llegara a mi Alma desde la suya, haciéndome consciente de mi anterior ceguera y despertándome a la Vida y al Amor de Verdad, pues fue el inicio de mi camino hacia mí mismo… y, por tanto, hacia ella!

Te diré el secreto de cómo he llegado hasta hoy y aquí, aunque resulta doloroso aceptarlo, pero a lo mejor a ti te suena de algo. He tardado más de 50 años en darme cuenta de que, hiciera lo que hiciera -incluso con la mejor intención-, la vida no me correspondía con lo que merecía y todos merecemos. Intentaba controlarla, a cualquier precio. Y hoy sé que la vida no admite ser controlada, ni tiene la intención de ponernos a prueba a cada instante, sino pretende hacernos despertar del mundo de ficción y del personaje que tenemos el mal hábito de crearnos y creernos, aunque ya estemos cómodos con él e incluso sea alguien admirado por los demás. La vida quiere que encuentre el Miguel de verdad y por amor, que no es otro que mi mejor versión, la que he venido a vivir aquí y a compartir con vosotros! Así, hoy entiendo en mi vida los desaires y malentendidos, los dolorosos abandonos, los desamores, los problemas de todo tipo, esas duras circunstancias que siempre me han acompañado… como a todos, supongo. Demasiada tristeza acumulada y oculta aún en mi corazón! De lo único que estoy orgulloso es de que mi personaje de ficción era una buena persona y casi nunca culpaba a los demás de lo que a él le sucedía. Incluso yo me había enamorado de ese personaje, sin saber que, haciéndolo, me privaba de vivir lo mejor de mí y os privaba a vosotros de disfrutar del Miguel de verdad, que apenas conozco aún hoy, aunque en ciertos momentos, supo brillar ante el amor e incluso fue visto furtivamente por algunos de vosotros, sobre todo los que tuvisteis la paciencia y el amor para descubrirme en mi mirada, desoyendo mis vacías palabras y sin hacer caso a mis gestos, casi siempre incompletos o a destiempo…

Pero ese otro “miguel” de ficción siempre fue demasiado testarudo y luchador -aunque lo vestía de lealtad y coherencia-, incluso cuando se equivocaba dejando de ser el Miguel que estaba silencioso dentro, que por cierto siempre había afirmado estar buscando, aunque no le hiciera ni caso! Incongruencias del ser humano! Había perdido la capacidad de oír las señales de la vida y olvidé que el infinito Universo no cabe -afortunadamente- en mi mente, por evolucionada que ésta sea! Supongo que uno debe perdonarse por ello y pedir perdón a la vida y a los que, sin quererlo ni saberlo, aceptaron -e incluso quisieron- sin rechistar a ese “miguel” emulado, aunque no fuera capaz de sentirse pleno ni feliz y, por tanto, incapaz de compartir un amor y una felicidad que desconocía, que tanto ansiaba y que los demás deseaban compartir conmigo. Ya sabes, nadie puede dar lo que previamente no tiene… aunque, sin  saberlo, esté dentro de él mismo, desde siempre! Pero un día sigilosamente llega ese alguien especial a tu vida, a quien aprendes a amar de verdad, desde el Alma. Y cuando deseas amar de verdad y entregarte por entero -ya con el corazón bien abierto y sin miedo- y conviertes a esa persona amada en tu propósito vital, la vida te recuerda que tu corazón está aún lleno de sombras y que estás lejos de lo mejor de ti, o sea lo que quieres compartir con y por amor, con ella…

Y el dolor abre el corazón, sin remedio! Así que, llegado este momento, hay que vaciarse para volverse a llenar, desnudarse dejando el Alma al aire y reconocer que me he equivocado, que vivía una vida que no era la mía ni la que merecía! La vida me lo intentaba explicar en cada fracaso, para que al fin despertara, por mí mismo. Pero estaba distraído, lo reconozco. Trabajaba cultivando un “miguel” que no era yo… en vez de preguntarle al Miguel que había dentro de mí, luchando por salir, a cada minuto! La vida se manifiesta en nuestro corazón, tiene sus propias normas y señales, y está esperando que sea capaz de vivirla, sentirla y comprenderla, para después compartirla. Para ello hoy me exige que renazca a mi esencia, que reconozca que no sé cómo opera la vida, que confíe en ella plenamente y que renuncie a todo lo que creía haber sido, sentido, creído, sabido, hecho y conseguido hasta ahora y me quede con lo esencial. Y eso cuesta, pues es desprenderse de todo lo que creías ser -sin Ser- y a todo lo que habías vivido! O sea, dejando de resistirme a ella y confiando! Y eso da miedo… Pero para vivir y amar de verdad hay que ser valiente, no lo he dudado nunca!

Para renacer hay que morir primero! La alternativa es seguir viviendo bien muerto, como hasta ahora y dejar que la vida te vapulee! Y ante esta necesaria muerte estoy yo sólo como cuando nací -pero ya sintiendo el amor en mi corazón, por ella-, en silencio y sin resistirme a que se manifieste en mí la vida, fluyendo y sin intentar controlarla, como siempre había hecho. A lo sumo hay a mi alrededor -aparte de mi amada hija- algunos pocos privilegiados espectadores que desean en silencio que renazca el Miguel que alguna vez vieron en el fondo de mi mirada, que incluso amaron y que yo necesito hoy más que nunca para seguir viviendo, pero ya plenamente y feliz… y así poderlo compartir contigo, tal vez algún día!

Solo me queda pedirle al Universo -o a Dios, al Amor, llámale como quieras- que me guíe en mi recién iniciado camino del reencuentro conmigo mismo -y tal vez, también con ella, mi amor-, que sea capaz de asombrarme ante la vida cada día, cuyo premio solo puedo ser Yo mismo, en el aquí y ahora, de cada instante!

Mientras, con tu permiso, estaré en silencio para poder oír mi propio corazón, latiendo!

Hasta siempre!

Entradas relacionadas

Acerca del autor: Miguel Benavent de Barbera

Barcelona, 1960 Emprendedor social, consultor de empresa y formador. Coach, mentor de emprendedores y escritor.

Facebook comments:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Mis libros

File Categories

Facebook

LA LUNA

CURRENT MOON

MY SPOTIFY

Sígueme en Spotify

DERECHOS DE AUTOR

Safe Creative #1104040020291

SIGUE ESTE BLOG